21.8.06

La orgia de mis suenos

Me cuesta trabajo relatarlo, ya que no es algo fácil de contar, más aún sabiendo que mi esposo visita esta página. No tengo mucha experiencia en Internet y no sé si saldrá publicada, pero yo lo relataré. Resulta que mi esposo sale cada fin de semana con un grupo de amigos de él, de sus tiempos de estudiante y la mayoría de ellos aún están solteros.

Casi todas las veces regresa tomado y muy tarde. Esto no me agrada, por que solamente tenemos dos años de casados y siento que se le esta haciendo una mala costumbre y lo peor es que como ellos son solteros, van a antros y no a las casas de ellos.

Ese día, como de costumbre me conecté al Internet y leí algunas historias eróticas y luego de eso me acosté a dormir. Como a eso de las cuatro de la mañana me desperté escuchando ruidos en la sala.

Era mi esposo y dos amigos de él que llevó a mi casa para seguir tomando por que ya habían cerrado el bar al que fueron. Me levanté y asomé la cabeza para saludar y pedirle a mi esposo que viniera conmigo a la recamara. Solamente asomé la cabeza por que únicamente vestía una bata transparente y una tanguita. El se levantó y me jaló de la mano y me pidió que saludara a sus amigos. Yo me tapé con la mano izquierda el pecho y con la derecha los saludé y les di un beso en la mejilla como de costumbre. Mi esposo estaba mas tomado que ellos y al parecer no le importó que estuviera casi desnuda ante sus amigos. La verdad a mi me dio mucha pena y me despedí.

Mi esposo me dijo que no fuera sangrona y que me tomara una copa con ellos. Le dije que gracias, pero que ya estaba dormida y que tenía sueño, pero sus amigos también insistieron y uno de ellos se levantó y tomo un vaso de la barra y me preguntó que me servía. Le dije que sirviera un brandy y que me esperaran para vestirme. Mi esposo me dijo que me quedara así, que ellos eran como sus hermanos y que no había problema. La verdad me sentí muy incomoda, pero sé como se pone de necio cuando esta tomado y no quise discutir, solamente pensé en mantenerme cubriéndome con mis manos.

Me senté con mi esposo enfrente de ellos y junte mis manos y las puse entre mis piernas para taparme el pecho. Estuvimos platicando sobre el lugar al que habían ido y cada minuto brindaban con mi esposo y conmigo. Supongo que para ver mi pecho y embriagar mas a mi esposo y a la vez a mi, que la verdad no aguanto mucho y el trago estaba muy cargado. Después de un buen rato mi esposo comenzó a cabecear en mi hombro y yo esperaba que ellos entendieran y se retiraran. Me dijeron que si quería que me ayudaran a llevarlo a mi cuarto. Me levante y entre ellos dos lo tomaron cada uno de un brazo y lo llevaron a mi cama.

Suponía que después de eso se irían pero los dos se sentaron y tomaron sus vasos para brindar de nuevo. Yo no sabía si sentarme o pedirles que se fueran estaba muy nerviosa y ya me sentía mareada, pero al mismo tiempo sentía mucha excitación de estar casi desnuda frente a los amigos de mi esposo segura de que él no se despertaría. Me senté y tome mi vaso y dije, "salud". Seguimos platicando y uno ellos me dijo que si no había mas hielo le dije que si. Me levante, tome la hielera y me dirijí a la cocina. Uno de ellos me siguió. Abrí el refrigerador y le di la hielera para que me la detuviera mientras yo sacaba los hielos. La dejo en la mesa, me abrazó y me beso en la boca.

Me tenía tan apretada que no me podía mover. Solamente intentaba safarme de su boca, cuando sentí que el otro me acariciaba las nalgas. De repente me pude safar de su boca, les dije que así no me gustaban las cosas, que no lo echaran perder. Les dije que confiaran en mi y que me dieran chance de ver si mi marido seguía durmiendo y que si era así, veríamos como le hacíamos, pero sin violencia. Uno de ellos me dijo que no lo fuera despertar y que me harían gozar como nunca. Fui al cuarto y vi que mi esposo dormía y para cerciorarme le hable para ver si despertaba, pero ni se inmutó. En esos momentos pensé en insistir y despertarlo y decirle lo que pasaba, pero me sentía tan excitada y tan confiada que decidí regresar con ellos. Llegue y ya estaban en la sala sirviendo otras copas. Me dieron el mío y lo levante para darle un trago y uno ellos me tomo por atrás de la cintura, me pego a su cuerpo y me empezó a subir las manos a mis senos que con el frío y la excitación, estaban erectos. Me dijo, "que buena estas". El otro me quito el vaso y me volvió a besar, primero en la boca y luego en el cuello. Yo levante mi mano izquierda y la pase para atrás y abrace al de atrás y con la otra apreté al de adelante de sus nalgas y los acerque lo mas que podía a mi. Esa fue una de las sensaciones mas excitantes, sentir dos cuerpos de hombre pegados al mío. Después de eso no pude controlarme.

Quería que me cogieran, sentir dos penes en mis manos, acariciarlos, besarlos y tenerlos dentro de mi, como las fotos que había visto tantas veces en el Internet. Ellos me decían muchas cosas, pero yo les pedía que no hablaran por que no quería que nos escuchara mi esposo y se despertara, afortunadamente, me hicieron caso. Después me empezaron a acariciar todo mi cuerpo, alternadamente, primero uno me acariciaba las nalgas y el otro mis senos y luego cambiaban. Ellos también estaban desperados por tocarme toda. No tardaron mucho en quitarme el camisón y enseguida nos sentamos en el sillón largo.

Me empezaron a besar lo senos y yo les acariciaba sus penes, primero sobre el pantalón y luego ellos mismos se los sacaron. Eran dos penes largos y gruesos, mas grandes que el de mi esposo. Yo nunca había visto ni tocado otro pene que no fuera el de él y nada mas de sentirlos en mis manos me produjo un ola de sensaciones increíbles. Mientras yo los masturbaba con mis manos, uno de ellos me acariciaba mi vagina sobre la tanguita y después, me la hizo a un lado y me empezó a meter sus dedos. Después me bajo la tanguita, se hincó en el piso y me empezó a besar la vagina. Yo me recosté a mi izquierda y me metí en la boca el pene de el otro. Abría mis piernas para que me besara los mas adentro y sentir su lengua. Mis jadeos eran incontrolables. Sentir como mientras uno me besaba la vagina, yo le besaba el pene al otro, era demasiado fuerte para mi.

Me di cuenta que al que se lo estaba besando estaba muy excitado y parecía que terminaría y le dije que se aguantara poquito y que se cambiaran de posición. Se cambiaron y al que se lo había besado primero me dijo que ya me lo quería meter se levanto y así como estábamos se quito el pantalón y me lo metió todo de una sola vez. Era un pene riquísimo, sentía como entraba todo hasta el fondo de mi vagina, incluso podría decir que me tocaba la matriz y estoy segura que entro todo por que sus huevitos golpeaban contra mi. Trataba de calmarme un poco y disfrutar el momento pero tener un pene en mi boca y otro dentro de mi, era incontrolable. Pronto terminamos, casi al mismo tiempo. El otro quería metermelo también, pero en esos momentos me llegaron los primeros remordimientos. Le dije que si quería lo masturbaba y no quería. Mientras el otro se limpiaba con servilletas, yo seguía besándoselo y masturbándolo. En unos instantes ya estaba excitada otra vez. Le dije que estaba bien, que si quería me lo metiera. No necesite insisterle mucho. Tome unas servilletas y me limpie el semen del otro y me monté en el pene que me esperaba. Yo misma me lo acomode y me fui sentando poco a poco y sentía como entraba cada centímetro dentro de mi.

El otro ya se había vestido pero creo que se excito tanto viéndonos, que se bajo de nuevo el pantalón y se acerco con su pene parado y me lo dio para que se lo besara. De pronto se retiro de mi boca y se acomodo detrás de mi y me lo frotaba en mi ano. Le dije que no lo hiciera, porque sabia que me dolería y no quería echar a perder el momento. Me dijo que lo haría despacio y que si me dolía, me lo sacaba. así lo hizo, me metió primero la cabeza y la dejo sin moverla un momento. Les pedí que no se movieran y espere a acostumbrarme a esa sensación.

Después, me empecé a mover poco a poco y me entraba cada vez mas. En unos momentos sentía totalmente llenas mis dos cavidades por dos grandes penes. Enseguida sentí como me llenaban los dos de semen. pero yo seguía moviéndome como loca. Estaba tan excitada que el que de abajo, me tuvo que tapar la boca, por prácticamente estaba gritando. Esto hizo que me enfriara y no lograra terminar otra vez, pero lo disfrute tanto, como jamás pensé que se pudiera disfrutar.

La verdad, después llegaron los sentimientos de culpabilidad y una sensación de suciedad en mi cuerpo, pero la verdad no me arrepiento, por que después ellos me dijeron que mi esposo seguido sale de los antros a los que van, acompañado de alguna chava. Mi esposo cree que después de llevarlo al cuarto se fueron y no se si al leer esto se de cuenta de lo que paso, pero si es así, ni modo mi amor, como podrás ver estamos parejos.

Nuevas formas de exitacion

Soy José Luís y hace años que estoy de novio con Cecilia, ella es bajita y delgada pero con unos pechos sensacionales, además su boca es muy característica por tener labios muy carnosos lo que me excita mucho cuando me la chupa, aunque no lo hace muy a menudo ya que no le agrada mucho y cuando lo hace nunca termina, siempre me deja a punto de reventar por lo que tengo que terminar el "trabajo" en el baño.

Tampoco en estos 4 años me ha dejado hacérselo por detrás lo cual me frustra bastante, pero igual nos llevamos bien en la cama por lo que nunca le reproche nada. Hacemos el amor con frecuencia pero siempre el sexo se limita al sexo vaginal con cambio de posiciones, nada de oral ni anal.

A su vez mi novia tiene una amiga llamada Rosina, que esta muy buena, físicamente es muy parecida a mi novia, solo que tiene un culito mucho mas espectacular y formado, además usa esos pantalones de tela ajustados que le marcan la tanga, lo cual me pone a mil. Siempre que hay una reunión y esta Rosina me paso mirándole sin que me vea mi novia y luego en mi casa me masturbo fantaseando que me follo a Rosina, me imaginaba fallándola por el culo (que es lo mejor que tiene) o haciéndome una mamada. Imagínense que si mi novia tenia esos prejuicios sexuales referentes al sexo oral y anal, ni pensaba en plantearle algo con su amiga porque significaba una separación segura, además ni siquiera estaba seguro de gustarle a Rosina por lo que tampoco pensé en meterle cuernos a mi novia a escondidas porque si Rosina me rechazaba, le contaría todo a Cecilia y me quedaría sin ninguna de las dos.

A todo esto, en unas vacaciones en la playa, a mi novia se le ocurre invitar a Rosina, esto me puso a mil porque me la imaginaba con bikini, pero por otro lado pensé que podía perjudicarme porque los ojos se me iban a ir de mas y mi novia lo notaria, de todas formas la invito y al otro día ya estaba instalada en nuestra casa. Llego al mediodía por lo que yo estaba muy caliente pensando en que a la tarde iríamos a la playa y podría ver al fin a Rosina en bikini. Pues cuando llego la hora de ir a la playa mi sorpresa fue mayor al ver que Rosina usaba micro-bikini, que son bien cavados atrás. Esto no lo resistí y me la pase mirando en la playa, tuve que estar en el agua todo el tiempo para que no se notara mi erección constante. Estuvo 5 días, y durante este tiempo no pude intentar nada con ella, para peor esas noches pensaba en ella mientras follaba con Cecilia.

Cuando volví de las vacaciones no podía parar de pensar en Rosina y en buscar la manera de follármela, con o sin el consentimiento de Cecilia, hasta que recibí una noticia que si bien al principio me pareció mala, termino siendo lo mejor que me paso en la vida y la solución a mis problema. Resulta que me llama Cecilia para decirme que Rosina tenía un nuevo novio y querían que saliéramos los 4 juntos. Esto me puso súper celoso, pero igual fui. Cuando llegue veo a Rosina de la mano de un moreno bastante alto y con un físico bien marcado y trabajado, imagine que si además de eso se cumplía el mito de que los negros tienen exageradamente grande el tolete, yo había perdido todas mis posibilidades con Rosina. El se llamaba Antonio y era una persona agradable y simpático por lo que no tardo en ganarse la simpatía de mi novia quien me dejo en ridículo al aconsejarme delante de ellos que me pusiera en forma como Antonio (yo tengo un poco de panza) lo cual me mostró su admiración por aquel físico.

Luego ellas quedaron solas y yo fui con Antonio a comprar helados para todos, cuando volvimos ellas se reían como locas, enseguida comimos y luego cada pareja por su lado nos fuimos del lugar. Cuando llegamos con cecilia a casa, ella me pregunta si me agradaba Antonio a lo cual respondo que me parecía bien para Rosina, ella se sonrió y tras un largo rato que le insistí en saber de que se reía, me contó que Rosina le había dicho cuando estaban solas que lo que mas le atraía de Antonio era la polla porque era realmente grande pero que le dolía mucho hacerlo con el, note que mientras me decía esto, Cecilia ponía cara de morbo, como si fantaseara con esa polla que ni siquiera conocía. El tema quedo por ahí y aunque no me gusto mucho notar que mi novia se enloqueció por aquel moreno (y mas al saber que tenia polla grande, teniendo en cuenta que la mía apenas llega a mediana) pensé que podría volcar eso a mi favor así yo podría seguir con mis fantasías sobre Rosina.

Un día ellos se fueron a una casa de campo que él tenia y nos invitaron a ir una semana. Llegamos y los primeros días note que mi novia miraba demasiado a Antonio, sobre todo porque al hacer calor el usaba unos shorts blancos muy ajustados que le marcaban el enorme bulto. Esto me puso furioso pero lo deje pasar. Pero lo fuerte sucedió cuando fuimos a bañarnos al río, primero vi a Rosina con su micro-bikini y esto me puso a mil, invente una excusa para alejarme de allí y atrás de unos arbustos me masturbe mientras la miraba, mientras la miraba ella estaba con Antonio besándose y tocándose, pero aquí note una mirada realmente de yegua en celo por parte de mi novia quien también desde otro lado miraba a Antonio sin ningún disimulo. Esto me molesto mas aun, pero luego cuando volví con ellos, le dije a cecilia de meternos al agua, ella no había llevado bikini por lo cual se metió al agua con unas calzas blancas que cuando se mojaron dejaban ver su tanga, esto me excitaba mucho, pero parece que no fui el único ya que cuando lo mire a Antonio, el estaba hipnotizado mirándole el culo a mi novia. Para colmo me di cuenta que Rosina sabia que el miraba a Cecilia y esto no le molestaba. Enseguida note que hablaban algo acerca de Cecilia y luego sobre mi.

Esa noche hacia mucho calor y Antonio andaba sin camisa, esto provoco que mi novia se lo pasara mirando, pero allí se me ocurrió la idea que cambio por siempre nuestras vidas. Yo estaba loco por follarme a Rosina y note que Cecilia se moría por follar con Antonio y que a su vez Antonio se la fallaría sin ningún problema. La única duda era si Rosina lo haría conmigo y si Cecilia vencería sus prejuicios, esto me sorprendió porque por acostarme con Rosina estaba pensando en permitir que Cecilia fuera follada por otro hombre, pero tras pensar un momento decidí que el precio valía la pena. El tema era como lograr algo así, pero de eso se encargaron Rosina y Antonio cuando en plena madrugada propusieron quedarnos jugando toda la noche.

Al principio jugábamos cosas tontas mientras bebíamos ginebra y cerveza, en determinado momento la noche tomo un rumbo inesperado que jamás pensé que Cecilia iba a permitir, creo que lo hizo bajo influencia del alcohol. Resulta que Rosina nos confeso que Antonio era streeper y que lo había conocido donde el trabajaba durante el cumpleaños de una amiga y que por eso Antonio trabajaba mucho su físico, nosotros no le creímos pero mientras ella insistía fue que Cecilia me sorprendió por completo. "Pues que lo demuestre" dijo, a mi se me erizo la piel y enseguida pensé que si ese tipo que ya estaba sin camisa se quitaba los jeans, mi novia se correría allí mismo por lo que le dije que era inoportuno que le dijera eso y que lo pondría en compromiso, pero Antonio se levanto y acepto el desafió, creo que el sabia el efecto que causaría sobre Cecilia. Mi única esperanza de que no lo hiciera era Rosina pero ella aplaudía y se reía pidiendo que bailara y se desnudara.

Pusieron música y el comenzó a bailar de forma seductora, yo estaba furioso pero no podía oponerme ya que se notarían mis celos, veía la cara de mi novia babeándose con aquel tipo que descaradamente se quito los jeans, descubriendo una tanga blanca que le marcaba un paquete sorprendentemente grande. Inmediatamente mire a Cecilia quien no se preocupaba por esconder su admiración por aquel busto, ni siquiera lo miraba a el, miraba directamente a su bulto. Por suerte llego hasta ahí y se detuvo, mientras ellas pedían que siguiera, por supuesto que se reían mientras lo hacían como si se tratase de una broma, el único que no lo disfrutaba era yo y se notaba en mi cara. Luego que se vistiera de nuevo propusieron un juego de esos que hay que sacarse prendas, esto me gusto mas porque tendría oportunidad de ver en bolas a Rosina y acepte encantado, además el único obstáculo que era Cecilia, acepto también y empezó el juego.

El que quedo primero en calzones fue Antonio, nuevamente tuve que soportar a Cecilia y su mirada libidinosa hacia Antonio, esta vez con un agravante, "Date una vuelta así vemos esa colita" dijo con todo descaro mi "recatada" novia, el sin ningún problema lo hizo y Rosina ni se inmutaba. Al rato, a Rosina le toco sacarse la blusa y yo me preparaba para lo mío, dejo al descubierto par de tetas cubiertas por un sujetador negro bien apretado que me dejo bien caliente y ahí fue Cecilia quien noto mi excitación ante semejante espectáculo, de todas formas mi objetivo real era verle el culito que era lo que mas me calentaba, pero en lugar de eso, cecilia perdió varias veces seguidas y enseguida se quito blusa, pantalón y sujetador en apenas tres jugadas. Cuando se quito la blusa, ya note como Antonio la comía con la mirada, pero cuando se quito el pantalón y dejo ver su tanga azul bien cavada, los ojos de Antonio se salían de orbita, y a la tercera cuando se saco el corpiño, parecía que se corría con solo mirarla, Rosina a todo esto se reía y tomaba mas ginebra.

Hasta el momento estaban empatados Antonio y Cecilia a quienes les quedaba solo una prenda, luego Rosina y yo con 3, cuando chocamos Rosina y yo debíamos hacer una apuesta y ella apostó 3 prendas, pensé que podría verla al fin en bolas, pero perdí y en bolas iba a quedar yo, pero allí se detuvo el juego y Antonio decidió darle otro rumbo, "Porque no hacemos apuestas por acciones en lugar de prendas" se trataba del famoso juego donde el que gana le dice al que pierde, que haga algo referente al sexo pero sin tocar a otra persona, enseguida me di cuenta que esto iba por el lado de mi novia, pero yo le iba a apuntar a la suya por lo que acepte. Primero Antonio le gano a Rosina y le pidió que se desnudara (esto me sorprendió, mas cuando ella acepto sin problema alguno), se quito el sostén y vi sus pequeñas pero bien formadas tetas bien duritas, pero no pude disfrutar del espectáculo porque comenzó a quitarse los pantalones y pude ver su tanga gris que se traslucía y dejaba ver sus labios vaginales a esta altura muy mojados, yo que estaba en calzones deje notar mi erección que Cecilia noto enseguida, pero nada dijo al respecto, cuando Rosina se quito la tanga y quedo desnuda no pude evitar tocarme la polla disimuladamente y comenzar a masajearla, pero cuando se sentó quedo tapada por la mesa y le veía solamente las tetas.

A este momento yo solo pensaba en follarme a Rosina y dejar que Cecilia lo hiciera con Antonio, por eso cuando le gane a Antonio le ordene "Tienes que hacerte una paja a 1 cm. de la boca de mi novia, esto sorprendió a Cecilia quien me miro con desconcierto, iba a decirme algo cuando Antonio sin dudarlo se saco el calzoncillo y saco a relucir un tolete espectacular que dejo boquiabierta a mi novia, si el era negro la polla lo era mucho mas, la tenia bien mojada y parada como un garrote, le brillaba, se ve que por la excitación del juego estaba expulsando algo de semen y eso le hacia brillar mas la cabeza de la polla, era muy larga y algo gruesa con muchas venas, inmediatamente se corrió la piel hacia atrás dejando ver su cabeza entera, se dirigió hacia Cecilia y coloco la pija bien cerca de su boca, comenzó a masturbarse lentamente y el liquido que cubría su cabeza comenzó a hacer como una espuma, Rosina y yo mirábamos atónitos, al principio pensaba hacer esto para que Cecilia distraída en eso me dejara acercarme a Rosina e intentar algo, pero la escena, en lugar de molestarme me excito mucho y olvidándonos del juego observábamos aquel garrote pasearse cerca de la boca de Cecilia quien comenzó a morderse y pasarse la lengua por el labio, como deseando aquella polla en su boca, su respiración era muy fuerte y el pene de Antonio parecía que iba a reventar, observe que Antonio se acercaba mas y que comenzó a tocar los labios de Cecilia con su tolete mojándole la boca con aquella espuma.

Cecilia me miro de reojo y suavemente le dije que lo hiciera, yo no había notado que ella había bajado su mano para masturbarse pero enseguida coloco sus manos sobre las caderas de Antonio y comenzó a lamerle el pene al principio con delicadeza y luego recorría su cabeza limpiándola de los líquidos seminales que ya estaba emanando, luego se la introdujo hasta el fondo de la garganta y para mi asombro no entraba toda, luego empezó a follarlo con la boca, subía y bajaba a lo largo de la polla dejando saliva por su recorrido, Antonio que se ve estaba caliente hace rato se corrió enseguida y largo una cantidad exagerada de semen en la boca de Cecilia quien no pudo contenerlo todo y dejaba salir por los costados de su boca chorrotes de leche que luego recogía con su lengua y tragaba nuevamente con algo de dificultad, luego con su lengua limpio todo resto de semen que cubría la cabeza. Esto me sorprendió porque a mi no solo no me la chupaba seguido sino que ni siquiera me hacia acabar, mucho menos tragar mi semen que era una de mis fantasías con Rosina, tras este espectáculo yo estaba muy caliente y masturbándome, mientras ellos me miraban como queriendo saber que pensaba, Rosina se me había acercado y comenzaba a pajearme con fuerza apretándome el pene.

Yo le puse la mano en la cabeza y empecé a hacerla bajar hasta que llegara a mi verga, ella sin dudarlo la metió en su boca pero no duro mucho ya que yo me estaba masturbando y venia muy caliente me corrí enseguida pero fuera de su boca, le tire semen en su cara dejando chorrear desde su frente a sus cachetes y de ahí a sus tetas, yo seguía refregando mi verga sobre su cara. Pero ellas comenzaron a reclamar su cuota de placer y mientras yo me reponía, Antonio ya estaba agarrando por detrás a Cecilia y en posición de perrito se la metía a Cecilia por el ojete que ya estaba súper mojado, por la excitación que Cecilia traía acumulada, no tardo en correrse una y otra vez y alejo a Antonio pidiendo que se pusiera un forro ya que ella no toma pastillas, el no tenia porque Rosina si toma, y mis forros obviamente no le cubrirían ni la mitad de aquella verga. Ante esto ella mostró una cara de frustración, pero Antonio hizo algo que no termina de sorprenderme, con sus dedos frotaba la vagina de mi novia y cuando los tenia bien mojados los pasaba por su ano, me di cuenta que se preparaba para penetrarla por atrás. Al principio, Cecilia se resistió un poco pero el no le dio tiempo y le introdujo la cabeza suavemente lo cual la hizo quedarse quieta (era su primera vez de sexo anal) y así la tuvo un rato mientras se la metía muy despacio, yo pensaba que nunca me lo había dejado hacer pero verla así me excitaba muchísimo y ya tenia mi verga parada gracias a ellos por lo que me acerque a Rosina para penetrarla.

Pero Antonio de un momento a otro empujo con fuerza y se la metió toda de un trago, Cecilia quedo inmóvil con una expresión de dolor con mezcla de gozo, el empezó a bombear con mucha fuerza y Cecilia solo gritaba, yo creía que le dolía pero ella también empujaba con el culo hacia atrás forzando la penetración a fuerza bruta, hasta que dijo que le dolían las rodillas por la posición, el la hizo acostarse boca abajo y con sus manos abrió las nalgas de Cecilia y metió su verga con mas fuerza que antes, Cecilia cerraba los ojos y seguía con esa expresión de dolor, sin embargo quería continuar lo que explica su nivel de calentura, el se tiro encima de ella y empezó el mete saca con mas fuerza, cada vez que se levantaba se le echaba encima con todo su peso por lo que pude imagina r la fuerza con la que le metía la fija a cecilia y por lo tanto entendí a el dolor que ella sentía, en un momento el quedo sobre ella y me di cuenta que estaba corriéndose dentro. Cuando se levanto le caían gotas de semen sobre las nalgas de cecilia quien le costo levantarse, cuando se paro, pude ver que su ano se había quedado mas abierto.

Yo ya estaba pajeándome y tocándome con Rosina cuando pensé en lo que había visto y en lo que mas me gustaba de Rosina (su culo) entonces me di cuenta que no tendría problemas en cogerla por el culo, la tome de las caderas y pensé en hacerla poner en 4 patas, pero quería probar la posición que había hecho Antonio con Cecilia, así que la recosté y empecé a introducirle la fija entre sus nalgas, no me fue difícil ya que tenia el ano muy abierto (supongo que Antonio se lo hace seguido). Entonces entre con fuerza y empecé a bombear y note que este Antonio era un fuera de serie porque ya se había repuesto y Cecilia se la chupaba nuevamente, yo estaba en lo mío aunque miraba de a ratos a la otra pareja, yo se la metía a Rosina que gritaba y me empujaba con el culo como invitándome a darle mas fuerte así que me empecé a hamacar con mas fuerza usando mi peso hasta que le deje todo mi semen adentro, decidí quedarme en esa posición y le deje mi verga adentro un largo rato hasta que perdí mi erección, mientras veía a Cecilia que sentada sobre Antonio se metía de a poco su verga en la vagina. Como esta vez ella estaba arriba, pudo controlar la penetración y solo se la metía hasta la mitad, en un momento el la dio vuelta a la fuerza y se la metió entera de un golpe, comenzó a follársela a toda velocidad y se la metía hasta el fondo mientras ella gritaba esta vez con mas fuerza, esta vez note que ella lo rechazaba porque le dolía mucho y el parecía que la estaba violando porque no solo no se detenía sino que le daba cada vez con mas fuerza, estuve por detenerlo cuando el se corrió dentro de Cecilia (sin forro) yo me había enojado y cuando le fui a recriminar por lo que le había hecho a mi novia, ella me interrumpe y me dice que le había encantado. El se sonrió y yo me volví con Rosina, esa semana pasamos follando, yo con Rosina y cecilia con Antonio.

Cuando volvimos, volví a tener sexo con Cecilia después de una semana. Note que ella me la chupaba con mas ganas y además tomo la buena costumbre de tragarme el semen, además me entregaba el culo con frecuencia y ya estaba bastante dilatado por el trabajo de Antonio lo cual me facilito las cosas, y encima comenzó a usar pastillas por lo que podía follármela sin forro, entonces concluí que esas vacaciones no solo me habían servido para cogerme a Rosina que era mi anhelo sino para que Cecilia mejorara en la cama, además descubrí que otra forma de excitarme era ver a mi novia coger con otro, de esa forma concluimos en que el intercambio de parejas es muy bueno, pero con algunos parámetros.

Ahora hacemos intercambio frecuente con Rosina y Antonio lo cual me gusta mucho aunque me he enterado que cuando yo no estoy ellos hacen un trío y Antonio se las coge a las 2. Por eso recomiendo que en la pareja que se elija el hombre no puede estar demasiado fuerte porque en lugar de intercambio termina siendo un reemplazo.

Mi novio y yo

Habíamos quedado en reunirnos solo para platicar y así lo estábamos haciendo, solo que para remarcar mis ideas, inconscientemente pasaba mis manos sobre sus senos, mientras charlábamos los acariciaba, pero cuando notaba que solo estaba tratando de llevarme la contra, la daba de pellizquitos, lo que la distraía y callaba. En eso me dijo medio en broma, mejor cállate que no sabes nada de nada, además deja de estar jugando, me vas a coger o no, por que si no, entonces me voy a masturbar al baño y ya, así que le di una buena mordida en el pezón que tenia más próximo, la sentí retorcerse en la cama y cuando me acerque al otro, suplico:

- No papi, ya me voy a portar bien. (Esa tonta cerveza que me estoy tomando me hace buscar broncas innecesarias).
- Eso lo veremos, descúbrete.
- Carlos, gemí al sentirlo cerca. Perdóname ... por favor... perdóname....

El no contesto. Solo desnudo mi seno y lo mordisqueo con un poco más de fuerza. (Hace unos días la estuve azotando en las nalgas, no me imagino por que le excita algo así, pero después comprobé que estaba toda mojada.)

- Bien quieres perdón, bueno pues pídelo, pero pídelo bien. Tomándome del brazo me arrodillo y me acerco a su falo, así que le di unos cuantos besitos en la punta y dije:
- lo siento
- Pues yo también criatura, es hora de comer

Y me empujo la tranca hasta la garganta,

- bien ahora lámelo, chupale la cabecita, el tronquito,

Comencé a contonearme, en parte por el gusto (el sabor, la dureza y el tamaño de este falo, me son tan queridos) y en parte buscando atraer sus atenciones. Cosa que ocurrió efectivamente, ya que comenzó acariciando mi clítoris, mientras metía un dedo en mi vagina, (esa es una de mis caricias favoritas)

De pronto empecé a sentir las joyas (como ella las llama) duras muy duras, la entrepierna con un dolorcito y el palo, que rico sentía mi palo, era urgente retirarle, así que tuve que arrancarla prácticamente de mi miembro. Ya un poco mas repuesto la desvestí y acomode para un 69.

Esa lengua, cosa más hermosa y despiadada, se hunde violentamente y siempre encuentra el modo de dar en el blanco justo. Me da muy fuerte, muy rápido, por mas que me quito, me encuentra, me saca el aire y casi no puedo concentrarme para atender a mi propia mamada de tanta chupada y lamida que me da, he sabido que las chicas levantan las caderas casi ahogando al incauto romeo, pero yo trato de rehuir el contacto, al tiempo que agradezco no ser tan hábil como para hacerlo.

- Hasta que se te hizo chiquita, te voy a dar tu Lechita y tu mija te la tomas toda como la buena niña que eres.
- Si papi y comencé a disfrutar de su semen. (Pero no pude evitar que un poco se escapara).
- Así que la niña tira la leche ¿no? (dijo y me jalo sobre sus rodillas)
- Papi ¿qué haces?
- Te voy a enseñar a no desperdiciar la leche, cabrona!, Además hoy has estado muy grosera ¿o que?, Crees que todo tengo que disculpártelo.
- Pero eso no es razón para que me pegues, suéltame, (dije tratando de incorporarme, pero me tenia bien cogida).
- Espera que te dé unas cuantas nalgadas y ya veremos si eres capaz de repetirlo, niña tonta. Últimamente te has estado portando muy mal y no has tenido quien te dé unos buenos azotes (Comencé acariciando sus glúteos suavemente, eso la tranquilizo y dejo de moverse), te has estado masturbando ¿verdad?
- Si papi, pero es porque no nos hemos visto. Ya suéltame por favor.
- Ah!, y supongo que le pediste permiso a alguien ¿no? (creí que una pajita la vendría bien y comencé a meter y sacar un dedo de su vagina)
- Es que no sabía que tenía que pedir permiso (contesto a media voz)
- Bueno, pero que tu crees que te mandas sola! (Y le acomode una palmada tuertísima en medio de las dos nalgas).
- Ayyy.
- Mira chamaca va siendo hora que entiendas que aquí mando yo, que no soy como esos taraditos que has tenido de novios ¿comprendes?
- (Me quede callada pensando que contestar, cuando me estampo una nalgada aun más fuerte) Ayy, si entiendo papi, tu mandas.
- Bien, papi quiere que le traigas el cinturón.
- Papi con el cinturón no (Me escuche decir entre gimoteos, que bruto!, ya se le volvió a parar)
- Si me haces ir por el , te prometo que vas a conocer lo que es una hebilla y no te va a gustar nada. 10, 9, 8...
- Ya voy papi, (saque el cinturón como pude del pantalón y se lo di)
- Bien, te voy a dar una oportunidad, solo una eh!, vas a hacer todo como yo diga, o el cinturón va a conocer esas amiguitas tuyas.
- Si papi, lo que tu digas.
- Ok, te vas a sentar en el palito de papa, dándome la espalda, si dejas de moverte, cinturón, me vas a decir cosas calientes, las que quieras, si te callas, cinturón, si comienzas a repetir las mismas pendejadas, cinturón.
- Papi no voy a poder...!
- Me vale, comienza o ¿hay que arrearte?
- Me senté sobre la verga y comencé a moverme, cambiando de ángulo cada vez para sentirla en todos los rincones de mi vagina, rogando que la inspiración me llegara.
- Te gusta mi culo papi?
- Si me gusta.
- Me metes un dedito por favor,
- Ajah!
- Sientes como froto mi clítoris contigo papi.
- Ajah
- Este...
- Este que?, Quieres que el cinturón te ayude a pensar?, (Y le di 4 nalgadas con la mano, seguiditas).
- No papi, lo que pasa es que me pones muy caliente, y si estoy caliente, nada mas pienso en la verga que tengo adentro, no en lo que tengo que decir.
- Ajah, pues concéntrate o ese culito lo va a pagar. (Y me levante un poco para clavársela).
- No hagas trampa papá,
- Pues esfuérzate (Una nalgada mas, en realidad no pensaba pegarle con el cinturón, pero lo tenia muy a la mano, de repente lo pasaba despacito por sus nalgas, como advirtiéndole)
- Carlos tu verga me enloquece, me hace mojarme toda, me hace oprimir los muslos, me obliga a arquear la espalda dejando mi clítoris bien pegadito a tu piel, el sonido de tu respiración hace que una sensación baje por mi espalda, esa respiración pausada, caliente, muy caliente. Sentir que hay un hombre de adeveras entre mis piernas, que me hace gozar, que me consiente, que hincha mi panochita de felicidad, que me inflama de deseo, con una verga bien gruesa, rica, maratónica, por que hay que ver lo que esta verga aguanta!, ... (De pronto sentí como comenzó a darme desde abajo) NO PPAPIIIII!!!!!
- Cómo que no!
- (Perdí todas las ideas, solo importaba lo que se sentía, me iba a dar una buena cinturoniza, pero ni modo, subía y bajaba más rápido, que rico se sentia)
- Bueno ahora de perrito para que puedas coger y yo pueda darte los cuerazos que te prometí si te callabas.
- (Quería evitar los azotes, pero no podía esperar a tener la verga adentro de nuevo, así que me arrodille en la orilla de la cama), no muy fuerte por favor.
- Justo lo que esperaba, que mi nena se volviera dócil (un vergazo), obediente (otro vergazo), ¿qué quiere la chiquita?
- Verga papi (otro empujón),
- ¿Qué?
- Verga (otro, entonces aventó el cinturón al otro lado de la cama)
- Bueno, pues vamos a darle verga a la nena.
- Akkkk (Y me cabalgo de la manera más rica que se pueda imaginar, y es que papi siempre tiene cosas muy ricas para su nena, bueno, cuando la nena se porta bien....Cuando todo acaba me quedo boca abajo un momento, luego me levanto, recojo el cinturón y miro traviesamente a mi papi, él esta acostado, extiende una mano y yo le doy el cinturón) gracias papi, tu mandas (entonces me abraza y me quedo quieta, satisfecha).