Ir al contenido principal

Entradas

La mejor noche de mi esposa

Un año después de casarnos alquilamos una bonita habitación de hotel para celebrar nuestro primer aniversario. Después de una larga noche de bailes y besos mi esposa quería prepararse para ir a la cama cuando a eso de las doce llamaron a la puerta. Fui y abrí la puerta y vi a un negro musculoso.

Entró en la habitación y preguntó: "¿Qué estáis celebrando tú y tu esposa?". Mi esposa le contestó diciendo: "Celebramos que llevamos un año casados". Y el negro enorme le dijo a mi esposa: "Entonces, ¿por qué no estás desnuda para tu marido? Apuesto a que tienes un gran cuerpo". Mi esposa se sonrojó.

Le dije a ese gran negro: "Quizás deberías irte". A lo que dijo: "No creo que tu esposa quiera que me vaya". Le preguntó a mi esposa: "¿Quieres que me vaya?" Me sorprendí cuando ella le contestó: "No, no quiero que vayas".

De repente, el enorme hombre negro se bajó los pantalones y se sacó la polla. Cuando mi esposa lo vio g…
Entradas recientes

La amada acariciada

Era un frío día de diciembre. Estaba caminando por un polvoriento camino de tierra hacia la casa de mi novia con el monopatín colgado de un hombro. Finalmente y después de lo que me pareció una eternidad llegué a su casa. A medida que me acercaba a la puerta sus perros ladraban con más fuerza. Llamé y su hermana pequeña, Laura, abrió en pijama. Cuando entré Laura me dijo que Tania estaba dormida en su habitación. Me dirigí, con no pocos nervios, al lugar de descanso de mi amada. Acababan de empezar las vacaciones de invierno; Tania y yo habíamos organizado este encuentro hacía una semana a sabiendas que sus padres iban a estar ausentes. Así que estabámos seguros de que era el momento adecuado, nuestro momento.

La puerta crujió cuando entré lentamente mientras mi cara goteaba sudor por el agotador paseo. Estaba medio dormida y sus ojos entreabiertos parecían contemplarme. Su equipo de música sonaba con música a un volumen casi silencioso. Apoyé el patín contra la pared y poco a poco m…

Quiero llenar mi boca de amor

Una mañana muy temprano, mientras todos siguen durmiendo. Estoy acostada en la cama junto a ti, mirándote, y disfrutando de todo lo que veo. Quiero tirarme encima tuyo pero eso tendrá que esperar a otro momento. Todavía tengo que complacerme por completo. Siempre en esta situación, cuando he sentido que mi cálido y húmedo coño necesitaba una dura polla… No esta vez. No. Quiero probar que tu leche líquida me llene la boca y sacíe mi sed a su debido tiempo. Comienzo a besar tu cuello, las manos lentamente trazando las líneas de tu cuerpo, la boca besando tu pecho, para luego, frotar suavemente la lengua por tus duros pezones. Me encanta verte retorcerte cuando juego con ellos. Mi mano se extiende hacia atrás para encontrar tu rabo erecto. Puedo sentir esa polla suave como el terciopelo se pone dura y caliente. Quiero llenar mi boca con esa polla. Quiero asegurarme que esa polla es mía para hacer lo que quiera. Mi mano agarra la base de la verga al tiempo que tú dejas escapar un gemido …

La marca del amor desenfrenado

Buenas, le he pillado el tranquillo a eso de las historias eróticas...

Así que me gustaría contaros algo que me pasó hace relativamente poco. El agosto pasado estaba locamente perdida de una chica que solo me usaba para sus intereses; sacarme hasta el último euro y aprovecharse de mi debilidad de enamoradiza inexperta. El caso es que padecí lo que no está escrito y pasé muchos meses bajo el yugo de una zorra que me convirtió en una cornuda totalmente ciega. Afortunadamente todo dio un giro, un giro en forma de mujerón de metro ochenta de altura, negra como el carbón y de tetas imponentes. El primer y único encuentro ocurrió en los lavabos de un bar en el cual nos cruzamos casualmente. Todo fue tan rápido que sin darme cuenta tenía los dedos totalmente impregnados del flujo que emanaba su entrepierna al tiempo que la negrita mordía mis labios intentando abrir mi boca con el único fin de comerme toda la lengua. Sus tetas no tardaron en apuntarse a la fiesta y mientras me preocupaba por…
Hay momentos en los que uno recuerda, pensó Ana. Momentos, sólo eso. No días, semanas o años fantásticos, sólo momentos. Para Emily llegó el momento, un sábado por la noche, cuando Juan se había quedado en casa e insistió en que no le importaba que su marido estuviera. Ella había respondido a la puerta principal y se sorprendió al encontrarlo allí. Estaba vestido con elegancia, pero el cuello de la camisa abierta, dejando al descubierto su piel negro precioso y el collar de la bala de oro que descansaba allí. Su rostro estaba serio y sus ojos se reflejaba bajo la cruda luz del porche. Se puso de pie delante de él, vestido con la pequeña blusa blanca y collar de perlas alrededor de su cuello, la falda de cuero negro ajustado sobre su parte inferior del cuerpo. Su falda era todavía un poco mal, el dobladillo empujado hacia arriba desde la que Robert había estado lamiendo ejercido su sexo. Esa fue la verdad de que no era él. Robert ya había capitulado. El sabía que iba a Lloyd, que él l…

La orgia de mis suenos

Me cuesta trabajo relatarlo, ya que no es algo fácil de contar, más aún sabiendo que mi esposo visita esta página. No tengo mucha experiencia en Internet y no sé si saldrá publicada, pero yo lo relataré. Resulta que mi esposo sale cada fin de semana con un grupo de amigos de él, de sus tiempos de estudiante y la mayoría de ellos aún están solteros.

Casi todas las veces regresa tomado y muy tarde. Esto no me agrada, por que solamente tenemos dos años de casados y siento que se le esta haciendo una mala costumbre y lo peor es que como ellos son solteros, van a antros y no a las casas de ellos.

Ese día, como de costumbre me conecté al Internet y leí algunas historias eróticas y luego de eso me acosté a dormir. Como a eso de las cuatro de la mañana me desperté escuchando ruidos en la sala.

Era mi esposo y dos amigos de él que llevó a mi casa para seguir tomando por que ya habían cerrado el bar al que fueron. Me levanté y asomé la cabeza para saludar y pedirle a mi esposo que viniera conmigo…

Nuevas formas de exitacion

Soy José Luís y hace años que estoy de novio con Cecilia, ella es bajita y delgada pero con unos pechos sensacionales, además su boca es muy característica por tener labios muy carnosos lo que me excita mucho cuando me la chupa, aunque no lo hace muy a menudo ya que no le agrada mucho y cuando lo hace nunca termina, siempre me deja a punto de reventar por lo que tengo que terminar el "trabajo" en el baño.

Tampoco en estos 4 años me ha dejado hacérselo por detrás lo cual me frustra bastante, pero igual nos llevamos bien en la cama por lo que nunca le reproche nada. Hacemos el amor con frecuencia pero siempre el sexo se limita al sexo vaginal con cambio de posiciones, nada de oral ni anal.

A su vez mi novia tiene una amiga llamada Rosina, que esta muy buena, físicamente es muy parecida a mi novia, solo que tiene un culito mucho mas espectacular y formado, además usa esos pantalones de tela ajustados que le marcan la tanga, lo cual me pone a mil. Siempre que hay una reunión y e…